Desarrollo infantil y riesgo de accidente

  • Los niños tienen una capacidad de movimiento distinta a cada edad, por lo que su comportamiento y los riesgos a que se ven sometidos también son distintos.
  • La curiosidad y el desconocimiento del peligro son otros factores a tener en cuenta.
El lactante (de 1 mes a los 2 años)

  • El lactante adquiere la capacidad de voltearse muy pronto, así que los accidentes dependen de la forma en que son manejados y cuidados por los adultos.
  • Hasta los siete u ocho meses la capacidad de movimiento de los niños es bastante limitada: mueven las manos, piernas e intentan alargar los brazos para atrapar cosas.
  • A partir de esta edad, les gusta tocarlo todo y sus habilidades mejoran día a día. Su afán por conocer el mundo que les rodea les llevará a meterse en la boca todo lo que encuentren a su alcance.
  • Comienzan a gatear, se ponen de pie y empiezan a caminar con mala coordinación, por lo que pueden sufrir caídas; se llevan objetos a la boca y pueden atragantarse con cuerpos extraños.
  • A partir de los 7 u 8 meses, los niños están en continuo movimiento, comenzando a gatear y andar por la casa. Su enorme curiosodad les llevará a convertirse en pequeños exploradores.
  • De pronto su mundo se ha ampliado y ven la casa como un gran patio de recreo lleno de diversión.
  • Dada la gran curiosidad del lactante, pueden sufrir intoxicaciones y quemaduras.
  • Además estos pequeños niños son transportados en automóviles como pasajeros, con el correspondiente riesgo de sufrir accidentes automovilísticos.
  • En este período de su desarrollo, la seguridad del pequeño depende principalmente de nosotros, de los adultos a su cuidado.

El preescolar (de 2 a 6 años)
  • En esta etapa los niños no suelen responder a las prohibiciones, adquieren gran capacidad de movimiento, manipulan cualquier objeto que cae en sus manos, suben escaleras, etc.
  • La autonomía que adquieren los niños durante esta edad hace indispensable que las personas que están con ellos sean el doble de precavidas que antes con respecto a las pautas de seguridad.
  • Las medidas de seguridad de antes deben ser mantenidas, los cuidados en la vía públicadeben ser intensificados.
  • En esta etapa, los niños tienen un gran dominio de su cuerpo y sienten que pueden dominar también el mundo.
  • Por eso es importante vigilar a los niños, porque todavía no saben diferenciar muy bien entre las cosas que son peligrosas y las que no lo son.
  • Lamentablemente en esta edad también ocurren muchos casos de abuso infantil. Razón por la cual, es imprescindible que comenzar a explicarle a los niños que las personas no los tienen por qué tocar y escucharlos cuando le cuentan algo. Los niños no mienten.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada